Edificio de oficinas de la Consejería de Gobernación, Sevilla

  • Ficha técnica del proyecto

    Emplazamiento:

    Calle Barcelona, 4

    Centro Histórico de Sevilla

    Arquitecto:

    Enrique Abascal García

    Arquitecto Técnico:

    Antonio Lastres García Testón

    Empresa constructora:

    Detea S.A.

    Promotor:

    Dirección General de Patrimonio.  Consejería de Economía y Hacienda. Junta de Andalucía

    Fotografía:

    Clemente Delgado

  • Memoria

    Con la intención de dar uso a un edificio del siglo XIX, en el centro de Sevilla, situado a la espalda de la sede principal de la Consejería de Presidencia, y de aprovechar un solar sin construir que se encuentra entre ambas edificaciones, se plantea la creación de un nuevo conjunto independiente, pero relacionado con las oficinas existentes.

    La casa a rehabilitar es de una sola crujía, casi paralela a la fachada de la calle, con poca profundidad y de escasa superficie. Dispone de una fachada principal hacia la calle Barcelona y otra, de mucha menos entidad, a la calle Joaquín Guichot, en la cual linda con otro edificio existente y en uso. El solar para la edificación de nueva planta es de planta sensiblemente rectangular, con pequeños quiebros en el fondo, y con un edificio vecino con algunas servidumbres de vista hacia él.

    Este último hecho proporciona la obligada situación de un espacio libre dentro del conjunto para salvaguardar la servidumbre. Se establece un programa funcional para la ampliación de oficinas administrativas del edificio original y se decide eliminar el núcleo de comunicación de la parte a reformar y ubicarlo en la medianera del fondo del solar, junto al patio de luz, con suficiente entidad para alojar también un ascensor y cumplir las normativas actuales. La diferencia de niveles entre el conjunto nuevo y el edificio principal se resuelve mediante una escalera que se adapta a en un extremo a las alturas de las oficinas actuales, y en otro a las de la edificación a rehabilitar. Las alturas de las nuevas plantas se orientan en la edificación existente, permitiendo un tratamiento dimensional y de proporciones de la fachada, respetando las características tipológicas y dimensionales de las diversas unidades, adecuando las necesidades funcionales. El núcleo de comunicación, retirado de la fachada, formaliza una pequeña planta de ático y da acceso a la azota del edificio.

    El conjunto funcional resultante lo constituye por tanto tres plantas sobre rasante de espacios destinados a oficinas, más ático de acceso a terraza, espacio libre, núcleo de comunicación vertical, y se dispone de una planta que se destina a instalaciones y otros usos.

    Para los espacios de oficina, la nueva edificación retoma la alineación de la medianera trasera de la casa existente, cuya planta traza, entre las dos calles de fachada y el edificio de la Plaza Nueva, un trapezoide, abriéndose ligeramente hacia la sede de la Consejería. Se desarrollan así repartidos en las tres plantas, una serie de salas alargadas con perspectivas dinámicas, que se comunican con el espacio de la escalera a través de generosos huecos acristalados. La fachada de estas salas se compone por un lado por la fachada de la casa rehabilitada, y por otro por la de la nueva edificación, que interpreta la rítmica vertical de la primera, pero ampliando los huecos y situando una carpintería imponente de acero inoxidable a ras de la cara exterior, mientras hacia el interior, las ventana muestran una acogedora cara de madera.